Superficies Difíciles

Niquelado y electrodepositados

Descripción

El níquel y muchos metales como el cobre, el cromo y tantos otros pueden ser depositados por el proceso de electrólisis a una pieza metálica, obteniendo un revestimiento uniforme, relativamente duradero según la estabilidad y calidad de los propios metales en su relación con la acción de los agentes externos que los deterioran, oxidan o desmejoran.
El cobre y el níquel se emplean generalmente como aplicación previa a revestimientos posteriores definitivos como el cromo, por ejemplo. Cuando se requiere protegerlos es necesario determinar las necesidades y la exigencia posterior para luego analizar y definir los mejores esquemas y productos para obtener la mejor performance.
Metales como el níquel se han usado otrora, en las primeras décadas del siglo pasado cuando en el año 30 aproximadamente toma auge el cromado que lo desplaza rápidamente por su calidad y durabilidad en intemperie.

Soluciones

La superficie debe encontrarse limpia, seca, libre de polvo, grasas, aceites y otros contaminantes.
Limpiar la superficie con solvente industrial o diluyente para terspray para eliminar la grasitud y las manchas. por tratarse en general de superficies muy allanadas es necesario buscar un grado de rugosidad apto para favorecer la adherencia y el anclaje de los productos posteriores. para ello, emplear una solución de ácido muriático al 10%. dejar actuar 30 minutos y lavar con abundante agua. dejar secar.
Luego aplicar 1 mano de indulac fondo anticorrosivo epoxi diluído al 10% con indulac diluyente universal epoxi. mezclar los componentes en una relación 4:1 (a + b) y dejarlo en reposo durante 30 minutos. luego diluir. puede concluirse empleando esmaltes multipropósito base solvente o al agua tersuave o indulac esmalte poliuretánico o epoxi, según el requerimiento previo determinado. precauciones: emplear guantes, gafas y ropa adecuada, protegiendo las áreas blandas y sensibles del cuerpo como la piel, ojos, manos, etc. en caso de contacto directo de las soluciones ácidas, lavar la zona con abundante agua para desconcentrar sus efectos y consultar a un médico. pueden provocar daños permanentes.